Menu
Contacto Lista de deseos Búsqueda
La pérdida de los dientes

La pérdida de los dientes

Un análisis del total de hombres y mujeres de 60 años o más demuestra lo siguiente: una de cada tres personas lleva una prótesis total o parcial como consecuencia de caries, periodontitis o lesiones por accidentes, las principales causas de la pérdida de los dientes.

Laughing senior couple | Protefix

Gracias a la atención odontológica protésica moderna, todos los afectados pueden ocultar ampliamente sus prótesis dentales, si bien pensando cada día en que nadie se dé cuenta de que viven con los «terceros dientes».

Esta página ofrece información variada de la investigación Protefix que puede ayudar a entender qué pasa realmente después de retirar los dientes, y responde a las preguntas importantes sobre los «terceros dientes». Además, encontrará una gran cantidad de sugerencias y consejos útiles para vivir con la prótesis.

Consecuencias de la pérdida de los dientes

Result of the loss of a tooth is a deep wound in your jaw | Protefix
Wound covered by a protective mucous membrane | Protefix

Como consecuencia de la pérdida de los dientes, se forman heridas profundas en la mandíbula, que deben regenerarse y cerrarse. Aquí sirve de ayuda la naturaleza, que forma un coágulo de sangre en la herida que se ve cubierto paulatinamente por el tejido conjuntivo y se osifica. 

Después de tan solo 1-2 semanas, la herida está cubierta por una mucosa protectora. El tapón de sangre queda recubierto por tejido conjuntivo.

Este proceso de osificación de la antigua herida dura entre aprox. 2 y 4 meses. Durante este tiempo, se forma una película protectora en la cresta. Para el tema que nos ocupa, no obstante, resulta importante el siguiente hecho: con la pérdida de los dientes, la mandíbula pierde su estructura originalmente sólida.

Se destruyen progresivamente los huesos. La cresta se reduce y se altera mucho su forma anterior. Este proceso se extiende a lo largo de los años, pero presenta una rapidez diferente en el maxilar superior e inferior.

También en las mucosas bucales se producen alteraciones forzosas a continuación. El tejido conjuntivo se vuelve más fino y, con ello, bastante más sensible a las irritaciones mecánicas y las presiones en puntos concretos. Tiende cada vez más a las inflamaciones.